Estas tarjetas, además de ser un mercado en franca expansión, son en realida un            proyecto que apunta a segmentos de la población que tradicionalmente no estaban familiarizados con la operación de dinero plástico o por celular.                    

De esta forma el cliente se familiariza rápidamente con las mismas y el nivel de aceptación logra niveles verdaderamente sorprendentes.

La versatilidad del prepago permite que la emisora pueda rápidamente expandir su oferta de productos de cara a las necesidades de las empresas y clientes

Otra de las cuestiones a destacar es la variedad y facilidad de diseño de producto que el prepago permite: en el caso de estas tarjetas, se trata básicamente de una tarjeta de banda magnética para cualquier tipo de uso (cobranza de ayudas financieras, pago de deudas de terceros, etc.) y su aceptación es nivel nacional y hasta internacional de acuerdo sobre la red que corra.

Su operatividad se apega a los esquemas actuales de recepción de tarjetas de débito, por lo que le ofrece al cliente agilidad, seguridad y tecnología.

El cliente puede adquirir productos en los comercios y pagar consumos de todo tipo.

 

Es posible ofrecer prepagas de incentivos, como mecanismo muy eficiente en cuanto a logística y administración de recursos asignados para los premios al personal, o vales electrónicos para estructurar programas de ayuda social a los sectores más vulnerables. En este último caso, los beneficios de las tarjetas prepagas son enormes: se simplifican los procesos de envío físico de alimentos o de dinero, se reducen mermas, robos o redes de corrupción, logrando optimizar el trabajo administrativo y los procedimientos operativos.

 

Investigación:

El mercado aun no bancarizado (y el bancarizado para determinados usos) es potencial usuario de tarjetas recargables (prepagas).

 

Objetivo I:

Tener un producto versátil válido tanto para el mercado bancarizado cuanto para el no bancarizado y hacer que este último ingrese al sistema formal a medida que avanza en el uso de este producto.

 

Producto:

Tarjeta de formato similar a la de crédito con diferentes funciones:

a) Sirve para abonar productos de forma direccionada (solo se pueden adquirir determinados productos en determinados mercados)

b) Se utiliza sobre la red MasterCard, por lo que se pueden realizar compras (direccionadas o no) en todos los comercios de esta red.

c) Permite extracciones de cajeros automáticos

d) No hay cargos por sobregiro ni intereses por financiación. Suele no tener costos mensuales más allá de los comisionables por uso según se acuerde.

e) Brinda la seguridad de no manejar efectivo. Este ítem es de relevante importancia ya que podría utilizarse aun en segmentos bancarizados para movimiento de determinadas sumas y pagos a terceros de forma como si fuese efectivo ya que el dinero está sí o sí en la tarjeta.

f) Puede recargarse desde cualquier forma financiera (cuentas corrientes o ahorro, otras tarjetas, depósitos en efectivo, transferencias, etc.

g) Permite amplia segmentación y capilaridad. Al no tener riesgos, los mercados se generan prácticamente solos y se pueden armar grupos de afinidad con sus consiguientes y propias formas de uso y consumo.

h) Producto más económico y funcional No requiere mantener encajes bancarios. No hay costos de mantenimiento de caja de ahorros. Sin riesgo crediticio. Permite restringir el importe a extraer en efectivo. Permite direccionar compras por rubro o comercio.

 

Objetivo II y propósitos:

--Simplificar la gestión de los programas de administración de mercados

--Disminuir la presencia de beneficiarios en las sucursales

--Reducir costos operativos

--Pre - Bancarizar un sector importante de la población Fomentar el micro ahorro – Creación de hábitos.

--Detectar oportunidades para otorgar micro crédito

--Generar una herramienta de inclusión social, permitiendo el acceso a bienes y servicios, recobrando posibilidades y mejoras en la capacidad de vida.

--Automatizar la administración del programa: Eliminando la atención personalizada en sucursales

--Reducción del stock de efectivo en sucursales

--Obtener ingresos por la operatoria (arancel en comercios)

Las tarjetas prepagas están llamadas a ser la antesala de la bancarización para sectores que, de otra forma, nunca accederían a una institución financiera formal.

Hoy se utilizan para todo. Lo más curioso es que son tarjetas inteligentes. Más que las de débito que requieren de un sistema on line para chequear saldos u otros datos.

 

Las tarjetas recargables (o prepagas) pueden tener todo tipo de información adicional, servir de identificación, de acceso a determinados lugares que requieran pasar una banda magnética por un lector (universidades clubes, bibliotecas, etc.) y pueden tener beneficios de tipo afinidad.

Los usuarios tienen atenciones especiales en determinados comercios y/o servicios afines a ese grupo de afinidad.

Asimismo, pueden remplazar a los tickets canasta o similares que se dan como sobre sueldo en muchas empresas: el objetivo sería que funcionen como las tarjetas de débito con la salvedad de que sólo es posible utilizarlas para comprar en los comercios adheridos.

Tarjetas prepagas o APP en celulares
Un producto, mil soluciones y una alternativa sin riesgos
que bancariza mercados