En México:

En México, 33.1 millones de personas (el 74% de la Población Económicamente Activa), utiliza la tarjeta de débito como medio de pago, según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

El promedio diario de operaciones con la tarjeta de débito, es de 4.1 millones:

* 80% mediante cajeros automáticos

* 20% en establecimientos; es decir, una proporción de 4 a 1.

La dependencia observa que, de cada cien operaciones que se realizan para retirar efectivo, 95% son con tarjeta de débito y 5% con la de crédito.

A pesar de que los pagos electrónicos son más seguros, los usuarios mexicanos prefieren sacar dinero del cajero y pagar en efectivo, en lugar de pagar con su tarjeta en el punto de venta. Resulta evidente que es importante incentivar la cultura del uso de dinero plástico y todos los beneficios que éste trae consigo para el usuario; como lo es la seguridad de no cargar con efectivo, libre de comisiones al pagar, un mejor control de gastos y tener acceso a atractivas promociones que los bancos realizan regularmente.

Desde que dicho instrumento financiero fue aceptado, no sólo como un medio de disposición de efectivo en los cajeros automáticos, sino también por las empresas comerciales y de servicios, a partir de 1997 su crecimiento fue vertiginoso y se pudo promover mejor su uso para el pago de las nóminas de las empresas.

La Comisión asegura que en tan sólo cuatro años se incrementó el número de tarjetas al pasar de 14.1 millones a 29.8 millones.

Desde esa fecha, la expedición de Tarjetas de Débito ha tenido una tasa de crecimiento promedio anual de 2%, considerándose ahora -según Condusef- como un producto en proceso de maduración: crece en la medida en que se incorporan personas a la vida activa o se bancarizan regiones hasta ahora poco atendidas.

 

Actualmente, el importe de las operaciones que realizan los usuarios equivalen a un billón 500 mil millones de pesos al año, es decir, el equivalente al 15.4% del Producto Interno Bruto (PIB).

En el mercado circulan más de 33.1 millones de plásticos de 144 marcas distintas que respaldan 22 bancos comerciales, para productos asociados con la tarjeta de débito, como: nómina, cuentas de depósito con chequera, sin chequera o cuentas de ahorro. A éstas habría que agregar las que ahora han comenzado a otorgar a sus socios o ahorradores algunas entidades de ahorro y crédito popular, ya autorizadas.

La Comisión calcula que en este año, el promedio de cada operación de Tarjetas de Débito es de mil 211 pesos en los cajeros automáticos, y de 504 en los establecimientos donde son aceptadas por contar con terminales punto de venta; de lo que se infiere que la gente todavía tiene una elevada preferencia por el efectivo y no usa eficientemente su tarjeta.

La dependencia explica que ello se debe, en gran medida, a que no ha habido suficientes establecimientos que reciban Tarjetas de Débito, como farmacias, tiendas de abarrotes, cines, fondas, consultorios, entre otros; y, además, que hasta el 2005/6 el crecimiento de las terminales punto de venta fue relativamente moderado (15.6% promedio anual).

También destaca que en estos dos últimos años su crecimiento ha sido de 47.5%, debido a varios factores: hay una mayor cultura en el uso de la tarjeta de débito, 15 bancos constituyeron el Fideicomiso para la Infraestructura de los Medios de Pago Electrónicos.

 

El uso más extendido de las terminales en los establecimientos ya permite observar un sesgo positivo en el incremento en las compras directas con la tarjeta de débito, que solo en el 2004 fueron de 149 millones de operaciones; en el 2006 de 269 millones y en el 2007 de 330 millones.

 

Un estudio realizado esta vez para Master Card revela:

El uso y las actitudes con respecto a las Tarjetas de Débito demostró que un 63% de los usuarios considera que los productos de débito que actualmente poseen tienen oportunidades de mejora; los resultados indicaron que el agregar atributos relevantes a los productos de débito, se incrementaría el uso de los mismos. Algunos de los beneficios que los encuestados destacaron son: promociones y descuentos, mejores servicios y seguros.

Por otra parte, un 56% de usuarios aseguran que si su tarjeta tuviera mejores atributos, incrementarían el uso de la misma.

 

Algunas Tarjetas de Débito han desarrollado programas de beneficios que van más allá de la suma de puntos, descuentos u otra alternativa económica inmediata.

El caso de Master Card en México se basa en que Los tarjeta-habientes de Débito MasterCard ahora cuentan con un apoyo económico de forma automática y sin costo adicional, para aquellos que hayan realizado un mínimo de dos transacciones en Punto de Venta, 30 días antes de un accidente. Este respaldo contempla: muerte accidental, pérdida de un miembro o parálisis por parte del usuario; recibiendo asistencia inmediata durante las 24 horas del día a lo largo de todo el año.

En caso de que se requiera de este apoyo, el tarjeta-habiente o su beneficiario, debe notificar a la compañía de seguros dentro de un plazo máximo de 90 días. A fin de obtener un formulario de reclamación, se debe llamar en México al 01-800-703-7309. Una vez que se haya entregado la documentación completa, el certificado de defunción y/o la declaración del médico a cargo del caso; la compañía aseguradora entregará en un plazo de cuatro a seis semanas al tarjeta-habiente un cheque o giro bancario conforme a la cobertura del programa.