En España:

Según las distintas sociedades emisoras de tarjetas, lo que sí utilizan mucho los españoles es la tarjeta de débito: se estima que durante el año 2004 se sacarán de los cajeros de bancos y cajas más de 82.000 millones de euros en efectivo. La densa red de oficinas -España pasa por ser uno de los países con más cajeros automáticos de la Unión Europea (UE)- y la obligación de las entidades de utilizar el cajero y no la ventanilla para importes menores a 600 euros, han impulsado la utilización de tarjetas.