¿Cuál es el propósito de este proyecto?

 

Verificar que el concepto servicio va más allá de lo que habitualmente conocemos y, de paso, descubrir que en el mundo hay instituciones como las bibliotecas (leyó bien, BIBLIOTECAS) que usan el marketing para competir y tener adeptos y, sobre todo, recuperarlos y lograr nuevos.

 

¿Por qué?

Es simple, ante tanta internet, tanta tablet, tanta posibilidad de bajar libros y leer de otra forma, parecería que las bibliotecas dejaron de tener sentido (?)

 

Qué pasaría con el contacto de la gente con el libro físicamente hablando, con la relación entre la gente y la lectura, a solas, tocando el papel, metiéndose en las páginas, imaginando lo que ocurre en el texto, poniéndole voces y hasta caras cuando se logra- a personajes de novelas o relatos históricos?

 

Qué pasa con el cuento, con el relato, con el hábito de la lectura y, por ende, el de la mejor escritura. Esto pretendemos saberlo, investigarlo y ver cómo se recupera la relación ente la gente y la palabra escrita.

 

El propósito de este trabajo consiste en comprobar el estado actual del marketing aplicado a servicios bibliotecarios a partir del análisis de las actuaciones en bibliotecas públicas.

 

 

 

 

Partimos de la recopilación de fuentes y un estudio previo y exhaustivo de bibliografía sobre el tema y de un análisis de los sitios web de nuestras bibliotecas públicas para la selección de la muestra a analizar. Este estudio permite mostrar una visión más exacta del marketing en bibliotecas públicas, contrastada con ejemplos concretos.

 

Algunos los describimos como ejemplos de buenas prácticas, clasificándolos según el recurso y/o procedimiento más marcado que utilizan para «seducir» y atraer. Se reflejan estas 6 tendencias:

1. Incorporación de valores añadidos;

2. Empleo del juego y la diversión;

3. Segmentación;

4. Nuevas tecnologías;

5. Publicidad y promoción;

6. Ocio y socialización.

 

La influencia del management en la gestión bibliotecaria ha supuesto también la incorporación del marketing que, en esencia, supone la satisfacción de las necesidades de los clientes actuales y potenciales. En el caso de la biblioteca pública su aplicación implica que tiene que aprender a atraer y a mantener a sus clientes, imitando la forma en que el sector comercial lo hace y sin renunciar a sus principios ni a sus valores como servicio público. Hay muchas formas de atender al usuario como cliente, y cada biblioteca ha de buscar las que estén adaptadas a sus recursos. Lo más importante es trabajar con esa filosofía.

 

Como fuente de información para conocer las actividades y actuaciones relacionadas con el marketing en las bibliotecas públicas de las distintas Comunidades Autónomas del Estado español hemos utilizado fundamentalmente el sitio web «Red de sedes web de las

Bibliotecas Públicas» del Ministerio de Cultura, consultando las páginas web1 de las bibliotecas y también nos hemos dirigido por correo electrónico a los bibliotecarios (pocos nos han indicado datos relevantes y en muchos casos nos han remitido a las páginas web de las bibliotecas, pues suelen tener una completa información sobre las actividades que realizan). En total hemos obtenido información de cerca de 190 bibliotecas públicas.

Recuperando Bibliotecas
Su aprovechamiento utilizando estrategias de marketing